Quienes somos

Estado: Grupo embrionario, constituido dentro de una asociación de Cohousing
Localización: Por determinar (zona norte-noroeste de la isla de Gran Canaria)

El grupo embrionario actual de Semilla del Norte es una comunidad formada por personas entre los 55 y 70 años de edad, ampliable en ambos márgenes de edad.

Nuestro grupo está orientado a constituir un Cohousing en forma de jubilar, una alternativa a las opciones residenciales tradicionales de elevada calidad, no especulativa y altamente sostenible.

Participantes en el Taller 0, Teror

Nuestro objetivo es la búsqueda de un equilibrio entre vida privada, comunitaria y compromiso social, y crear un entorno de vida amigable que aumentará la calidad de vida y, con la edad, retrasará o revertirá la disminución de la capacidad funcional, propia del envejecimiento.

Durante el Taller 0 realizado con Jubilares, cada una de las personas participantes expresamos individualmente nuestras emociones, necesidades, valores y miedos ante el proceso que acometemos para transformarlos en acciones, y a partir de ahí descubrimos que nuestro grupo se fundamenta en un listado de valores compartidos por todas y cada una de las personas del grupo, y que son:

la base de nuestra Alianza: Empatía, comunicación, libertad, confianza, amor, humor, aceptación, claridad, seguridad, creatividad, respeto, respeto de ritmo (de cada persona y grupo dentro de la asociación), honestidad, aprendizaje, flexibilidad, apertura, tolerancia, compromiso.


En nuestro grupo no hay una visión única, como una creencia espiritual, una ideología o una posición política; las personas residentes tienen su propia casa o apartamento privado; y las únicas economías compartidas son las cantidades destinadas a la gestión o mantenimiento de las instalaciones comunes.
El Cohousing mantiene como un principio básico la privacidad de sus miembros y su independencia económica.


Como tamaño ideal de nuestra comunidad, estimamos de unas 26/30 viviendas, suficiente como para asumir las cargas generadas entre todos y no tan grande como para permanecer anónimos y perder familiaridad con los vecinos; con una parcela entre 6.000 y 8.000 m2, en suelo público o privado y en el ámbito rural; más concretamente en la zona costera del área norte de la isla.


Como equipamiento de bienestar social, nos comprometemos a acordar estrategias que nos permitan permanecer integrados en la comunidad hasta cualquier nivel de dependencia, basadas en el respeto a la autonomía personal, la autogestión y participación, y el resto de los parámetros éticos que se emplean en los modelos de Atención Integral y Centrada en la Persona (AICP).

Celebramos nuestro primer año

Celebramos nuestro primer año de existencia

La Asociación Cohousing Semilla del Norte celebra su primer año acompañados de la mano de Javier del Monte miembro de la Asociación Jubilares, y por la especialista en Facilitación de grupos, Patxi Lema.

Este encuentro entre la Asociación, Javier y Patxi ha significado un gran paso adelante, no solo por el amplio número de asistentes asociados, sino por el impulso emocional que el grupo ha experimentado, motivado especialmente por el estudio realizado sobre la solvencia económica, a partir del que se deduce la viabilidad del grupo para que nuestro proyecto de Comunidad pueda ser realidad. Evidentemente no son datos definitivos, pero aportan un buen pronóstico.

Este primer año de nuestra Asociación ha sido bastante duro, si tenemos en cuenta que la mayor parte de los componentes del grupo comenzamos nuestra andadura en agosto de 2018, sin apenas conocernos. Sin embargo, hemos sido capaces de ir solventando los problemas e inconvenientes surgidos para avanzar en nuestro objetivo.

 

Una de las etapas más enriquecedoras y clarificadoras se corresponde con la realización de lo que llamamos el taller 0, celebrado a finales del mes de junio.

Los contenidos fundamentales de este taller fueron:
1.- El proyecto: suelo, dinero, decisión…
2.- Las personas: los miedos, los conflictos, los sentimientos…
3.- La organización, es decir el proceso a seguir, hacia la construcción de nuestra

Comunidad: qué define al grupo a nivel de valores, qué necesidades personales y grupales tenemos?…

Debatimos sobre nuestras aspiraciones como jubilar, lo que se desea personalmente, a lo que se aspira para la relación, el entorno que deseamos construir y el impacto que deseamos tenga nuestra comunidad.

En conclusión, tomamos conciencia de la necesidad de poseer unas habilidades, técnicas y herramientas que nos ayuden a lograr nuestro desarrollo tanto personal, como grupal. A la vez de ser capaces de crear un clima de relaciones, basado en la confianza, en la comunicación empática, en la capacidad para gestionar nuestras emociones, los conflictos y la toma de decisiones.

Nos queda un largo camino por recorrer, pero ya tenemos un añito de convivencia y pequeños logros.

¡¡¡Nos felicitamos por ello!!!